Miércoles, 23 de Abril del 2014
Publicada: 14/04/2008
Por:
José Luis Salmerón
Antonio Pacheco en su cuarta final
Avispas alistan aguijones dispuestas a vencer
Un esperado candidato, Santiago de Cuba, otro toda una sorpresa, Pinar del Río, tendrán a su cargo la gran final por el título en poder del primero, de hecho franco favorito para retener la supremacía del patio antes de los siete choques.
Santiago es sin dudas el favorito de muchos.
Foto: José L. Anaya
Santiago es sin dudas el favorito de muchos.
XLVII Serie Nacional de Béisbol
Accesorios
Imprimir la noticia

Santiago de Cuba.- LA DISPUTA por la corona nacional más anhelada del deporte cubano está a punto de comenzar, después de concluir el más duro de los matches semifinalistas entre Pinar del Río y Sancti Spíritus, sin relegar al que sostuvieron Santiago de Cuba vs. Villa Clara.

Con cuatro triunfos en siete choques, dos consecutivos en el José A. Huelga, este sábado y domingo, (6x3 y 7x6) todo un mazazo a las aspiraciones espirituanas, Pinar del Río llegó a la finalísima.

Antes había conseguido otros dos en el Capitán San Luis (6x4 y 6x3), después de sufrir aparatosas caídas al inicio del duelo (0x5 y 1x2) y una más 6x10 que parecía letal.

Con tales bríos, saldrá en pos de su tercer título bajo la verde enseña, pero si tenemos en cuenta la morada de Vegueros, entonces sería el noveno.

Su adversario, uno de los más duro de vencer a lo largo de toda la contienda, trae etiqueta de favorito. Recogió una cosecha de 61 triunfos en 90 juegos, similar a la obtenida por La Habana, pero mientras barría a Las Tunas, Vaqueros caía 1/3 frente a Sancti Spíritus; posteriormente, las Avispas liquidaron a Villa Clara en seis enfrentamientos.

En su camino hacia la clasificación, los discípulos de Pacheco limpiaron a los vueltabajeros, derrotándolos en seis oportunidades, aunque todos los resultados en esta primera fase del clásico no han significado mucho en cuartos y semifinales. Pero sirven de advertencia.

Por tercera vez en los últimos once campeonatos, Pinar y Santiago chocarán en una final, con saldo favorable a los indómitos, que comandados por Higinio Vélez se coronaron en la 39 y 40 series; por otra parte, en la 37 ganaron las medias verdes, con Alfonso Urquiola. Podemos añadir que Vegueros venció a Santiago en la 26 y 27, dirigido por Jorge Fuentes.

PARA LA GRAN FINAL

Se presenta Santiago de Cuba frente a Pinar del Río como favorito. Sus posibilidades son mayores, ajustándonos a lo expresado en sus resultados de siete victorias en nueve choques de postemporada.

Causa pavor su promedio de .397 (320-105-127), incluyendo 20 tubeyes, un triple y 16 cuadrangulares, sorprendentemente tres menos que su rival, todo un huracán en la contienda regular, con 122, diferencia de 58 por encima de los registrados por su retador (64).

De sus regulares, el único por debajo de su acostumbrada efectividad ofensiva es José Julio Ruiz, .270 (37-11-10), aunque acumula siete empujadas y tiene par de bambinazos; entre los restantes destacan Rolando Meriño .564, y 17 remolcadas; Luis M. Navas, .486, 12; Reutilio Hurtado, .360, 14; Ronnier Mustelier, .308, 11; Pedro Poll, .323, y Héctor Olivera, .457, ambos 10.

Significativamente, Alexei Bell, líder empujador en la justa regular, 111, solo presenta siete, lógico saldo si delante tiene a Navas, Meriño y Olivera, quienes se reparten 39.

Es su pitcheo el Talón de Aquiles, aunque Pinar tampoco puede blasonar de superioridad en este aspecto, pero cuenta con dos hombres, Pedro L. Lazo y Yunieski Maya, que no podrá emplear este miércoles; ellos acumulan cinco de los siete triunfos que lleva en la postemporada.

De la misma forma, cinco archivan Vera y Reinier Roibal, listo para ocupar una responsabilidad como abridor, dados los fracasos últimos de Ormari Romero, Osmel Cintra y Alberto Bicet, entre los tres menos de 20 entradas y altos promedios de carreras limpias. Empero, el joven Yaumier Sánchez es un excelente relevista y pudiera erigirse como una revelación de peso.

Sorprende Pinar, al despachar 19 cuadrangulares en 10 choques, nueve repartidos entre Tomás Valido y Yosvani Peraza, cinco y cuatro, unidos a 18 remolques, amén a promedios de .379 y .423; asimismo, Donald Duarte cumple bien el papel de cubrir al gordo cuarte bate, con 13 compañeros enviados a casa. Otros, como William Otaño (.421), Jorge Padrón (.317) y Rafael Valdés (.300) producen, aunque todos en menor escala que las Avispas.

Pese a estos promedios, Pinar del Río no será un manjar. Podrá caer, porque dos no pueden ser
 
 
Juego de las Estrellas
 
© 2004 - 2014. BeisSoft v10.1.1 y - CINID. Todos los derechos reservados